Un remanso de paz: Koh Kut

Hola.
Hoy traigo uno de esos post, que se que provocará una envidia impresionante. Pero si os sirve de consuelo, a mí también me la da.
Pero es justo ahora, cuando el frío empieza a notarse en los huesos, cuando mi cabeza y mi mente, se desplazan con un placer inmenso. Me dejo llevar con la imaginación y recuerdo la paz, la tranquilidad, la armonía que sentía allí.
SEGUIR LEYENDO
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías