Hola.
Hoy traigo uno de esos post, que se que provocará una envidia impresionante. Pero si os sirve de consuelo, a mí también me la da.
Pero es justo ahora, cuando el frío empieza a notarse en los huesos, cuando mi cabeza y mi mente, se desplazan con un placer inmenso. Me dejo llevar con la imaginación y recuerdo la paz, la tranquilidad, la armonía que sentía allí.
SEGUIR LEYENDO