Thiruvananthapuram y Kovalam: viaje a Kerala, India

Thiruvananthapuram (INDIA): primera escala.

El viajero inquieto siempre está ávido de conocer, de descubrir. Y esa es la única explicación que le encuentro a nuestra incombustibilidad cuando estamos en ruta, para darnos un buen madrugón, meternos en un infernal bus, hacer parada en un pueblo, realizar la visita, y casi sin comer ponernos en ruta hacia el siguiente destino…

Pues así somos… no lo podemos evitar. Que en la ruta a Kovalam resulta que leímos algo de un pueblín perdido, y cómo nos lo vamos a saltar…además presume de ser la capital Kerala, así que, allá fuimos.

El pueblo en sí, no da para mucho. Thiruvananthapuram es caótico (como toda India,.. .ahí no os cuento nada nuevo), pero además casi al 90% de los espacios “visitables” son de paso exclusivo para los Hinduistas,… así que fue un poco “coitus interruptus“.

El recorrido en tren fue divertido. A mí personalmente es un medio que me apasiona y la red ferroviaria de India es de las “mejores” y lo entrecomillo porque es lo mejor sin olvidarnos del “India Style”, pero efectivo y rápido.

ZapatillasPorElMundo viajando en tren por India
ZapatillasPorElMundo viajando en tren por India

30 rupias y 1 hora más tarde, llegábamos a nuestro destino. Allí aprovechamos las cabinas donde te guardan el equipaje para ir livianos a hacer la ruta por todo el pueblo (coste de ese servicio 40 rupias las dos mochilas).

Estación de tren de Thiruvananthapuram
Estación de tren de Thiruvananthapuram

Libres de cargas, y tras algo de refrigerio, nos adentramos a realizar las visitas. Como en todos los lugares de Asia, a la salida de la estación podrás encontrarte taxis, tuc tucs, y demás medios para hacerte de guía. Indicaros que el pueblo es pequeño y se recorre perfectamente andando. Aún así siempre puedes ganar tiempo, y alquilar alguien que te lleve. Ahhh.. y también tenéis Uber!!.

Nosotros que somos de caminar, lo teníamos claro. Así que, una vez que pasamos la barrera de decenas de comisionistas que vienen a ofrecerte tours (también hay que decir que éramos los únicos guiris en 100 metros a la redonda), fuimos directos.

Qué visitar?

Templo Pazhavangadi Maha Ganapathy

Situado en el corazón de la ciudad, es uno de los templos más relevantes para los locales. La deidad principal es Sri Mahaganapathy Ganesha y está instalado en una postura sentada con la pierna derecha en una postura doblada.

Lo que más nos llamó la atención de aquí, es que al rededor podrás encontrar decenas de vendedores de cocos, pues el principal “vazhipadu” (ofrenda) es la rotura de cocos en el templo. No obstante la imagen que os mostramos es lo más cerca que nuestra cámara podía estar del templo, pues están prohibidas no sólo las visitas, sino la fotos.

Templo Pazhavangadi Maha Ganapathy
Templo Pazhavangadi Maha Ganapathy

Templo Padmanabhaswamy

Este templo tiene un enorme enigma tras de sí: posee siete bóvedas, de las que seis fueron abiertas y hallaron alrededor de 18 mil millones de dólares en tesoros. Os imagináis la riqueza para un país como India??

Pero queda una por abrir, y dicen que detrás de esa puerta de hierro custodiada por cobras gigantes que nadie puede abrir hay enormes riquezas.

Templo Indu Padmanabhaswamy
Templo Indu Padmanabhaswamy

El templo de Padmanabhaswamy es ya de por sí una joya arquitectónica. Pero la razón por la que llegan miles de visitas incluso muchos eruditos y buscadores de tesoros intentando, es la de abrir esa puerta que nadie por el momento hay logrado atravesar. Además según la mitología local, hacerlo supondría una maldición.

En la actualidad unos monjes son los vigilantes de esa puerta y ellos aseguran que nadie de este mundo será capaz de abrirla. Tan solo un “hombre sagrado y altamente poderoso” como por ejemplo un Yogui a través del canto de mantras sagrados sería capaz de hacerlo.

Además advierten que de hacerlo con medios modernos (es una de las teorías que se está estudiando) desataría una tragedia natural.

Cuestión de religión, pero… mejor dejarla como está, no?

Hinduistas antes de la entrada al templo.
Hinduistas antes de la entrada al templo.

Pues bien, una vez realizadas las “no visitas”, y de tomarnos un magnífico helado en una confitería mientras esperábamos nuestro bus, ya visualizábamos el baño en las aguas fresquitas de la playa de Kovalam, última playa que nos esperaba en este tour por India, y donde buscábamos un poquito de relax para coger fuerzas, pues sabíamos que el viaje por el estado de Tamil Nadú iba a ser INTENSO.

En busca del relax: llegamos a Kovalam

Desde nuestro anterior destino, el bus nos dejaba en Trivandrum, a unos 16 kms de la zona de playas de Kovalam. Para llegar allí lo mejor es contratar un PRE PAID AUTOSERVICE, que son unas cabinas que gestionan con ticket oficial el trayecto,… es la manera más sencilla y garantizas que no te estafen.

El trayecto me costó 236 rupias (en la estación me pedían 500-600 rupias). Importante… guardad el ticket para que vean que “sabes lo que cuesta”, porque para volver esas cabinas no existen y tendrás que negociar duramente con los taxis locales, que quieren hacer el negocio del día con nosotros. Yo después de una dura pelea, logré pagar sólo 300 rupias. En fín,… se las saben todas.

Bueno… pues llegamos a la playa, y ya teníamos mirado un hotel a través de BOOKING

El hotel no era primera línea de playa, pero perfecto para sólo ducharnos y dormir tranquilos. El pueblo es fantástico para dar largos paseos, bañarse y comer en la variada oferta gastronómica que ofrece la zona.

Imagen del faro de Kovalam

Como “visitable”, sólo tendréis el faro, que tras pagar un tasa (que para el turista es mayor) y la subida de unas angustiantes escaleras con un calor insufrible, logramos tener unas magníficas vistas de su costa. Ahí ya las penas de la subida se disiparon.

Vistas desde lo alto del faro de Kovalam
Vistas desde lo alto del faro de Kovalam

Una de las cosas que más nos gustó, fue tener la ocasión de ver a los pescadores recogiendo su red por la mañana cuando vienen de pescar. Habíamos leído sobre ello, y teníamos miedo a que fuera un mito,… pero no… todos tiran de sus redes, después de una mañana de faena, y lo hacen al ritmo de la música que ellos mismos cantan.

Pero Kovalam es sobre todo para relajarse… así que a eso vamos: en el vídeo del canal de ZapatillasPorElMundo veréis como a pesar de ser culos inquietos, también sabemos disfrutar de un plato de fruta, sentados en una hamaca (precio de alquiler 300 rupias dos hamacas con sombrilla incluida).

 

Y AHORA… UNAS RECOMENDACIONES?

1- Viaja siempre con Seguro… aquí podrás ver con quién lo hacemos nosotros y beneficiarte de un importante descuento.

2- Sabes que por ser seguidor nuestro, tienes un descuento de 15 € al contratar el hotel?

3- Y te falta el vuelo? Aquí tendrás las mejores ofertas.

1 thought on “Thiruvananthapuram y Kovalam: viaje a Kerala, India

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías