Varsovia, Polonia: historia de una ciudad que pide paso.

Varsovia es la ciudad más grande de Polonia.

A través de sus laberínticas calles y plazas descubrirás una exquisita arquitectura, multitud de monumentos, bazares donde conseguir antigüedades o artesanía autóctona, espacios verdes para el relax y museos para conocer la historia de esta ciudad.

Hoy en ZapatillasPorElMundo, estamos en Varsovia.

Quedó devastada tras la segunda guerra mundial, y tras reconstruirse, hoy pasa por se una de esas ciudades que merece la pena conocer.

Varsovia, que es capital de Polonia, es de esos lugares donde se respira historia a pesar de que su casco antiguo fue completamente destruido a raíz del Alzamiento en 1944.

Bien es verdad que si me la vas a comparar con Cracovia, esta parece la “hermana fea”, pero, hay que abrir miras y conocerla un poquito más para ver la belleza oculta.

Además nosotros la conocimos en el orden correcto,… me explico: Nuestra idea era visitar Varsovia y Cracovia, y lo hicimos en ese orden…porque si lo haces al revés, entonces el rasero de medir no es equilibrado.

Una vez hecho el comentario, comencemos por el principio. Como bien sabéis, nosotros vamos cámara de vídeo en mano, para captar los mejores momentos y preparar estos vídeos (espero después de este comentario, que estés suscrito al canal… sino es así, corre, corre a hacerlo antes de que me enfade cual niña pequeña)

Nosotros aprovechamos la oferta de la compañía Wizzair que tiene salida ahora desde Santander, y nos salió un chollo viaje: vuelo + hotel (3 noche) 75 € persona. Con ese precio, cómo no ir, verdad?

(No obstante, he visto que desde otras ciudades también hay ofertas… os las dejo AQUÍ)

Una vez confirmado esto, lo siguiente era ir empapándonos de información relativa a la zona. A parte de mirar blogs de compañeros, foros y demás, compramos una guía de mano (las colecciono como cromos,…me encanta tenerlas).  Por si quieres comprar la guía que utilizamos en este viaje -> http://amzn.to/2Ft8gFu   😉

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los días previos a los viajes, son geniales, mirando cosas, propuestas, rutas, investigando con un ojo entreabierto y el otro cerrado, porque también quiero dejarme sorprender. El caso es que poco a poco fuimos armando lo que serían tres días mágicos.

Como bien sabéis nosotros somos de Asturias, así que tocó buscar parking para ir en coche hasta el aeropuerto. En otras ocasiones contratamos el del mismo aeropuerto, pero descubrimos uno más barato, y encima SORPRESA!!! te limpian el coche por fuera gratis al dejarlo…

Total… nos pusimos en marcha, y ya lo siguiente, tras un vuelo muy tranquilo, era pasear por las calles de Varsovia, -nuestro aeropuerto de entrada-.

El primer día, llegamos de noche, así que fuimos directos al hotel (NOTA: os recomiendo llevaros algo de picnic porque los restaurantes a esa hora están cerrando).

A la mañana siguiente, amanecimos temprano, con la clara intención de incorporar en nuestro cuerpo un suculento y calórico desayuno que nos diera la energía suficiente para aguantar un día completo de ruta. Y… no lo hicimos mal, verdad??

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al fin y al cabo, un destino también se descubre por su gastronomía,… o no?? Pues nosotros nos queremos empapar de ello.

Como mi generosidad no tiene límites, aquí os dijo el nombre… Si vais, espero la foto de vuestro desayuno (si ponéis el hashtag #zapatillasporelmundo lo veré y rememoraré ese momentazo…)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tenemos que reconocer que tuvimos una suerte increíble con el clima. Vale que hacía frío, pero nada que una buena ropa de abrigo no solucione. Y es que después de publicar nuestro vídeo de Cracovia y Varsovia, mucha gente me escribió con fotos de sus nevadas…

Varsovia se puede recorrer perfectamente a pie. Nosotros así lo hicimos. Os dejamos nuestro vídeo resumen para que podáis hacer buena cuenta de él.

Pero como sabemos que el tema de fotos también tiene una buena aceptación, aquí os dejamos parte de nuestra galería, la que íbamos subiendo en nuestro Facebook y Twitter  

Varsovia está repleta de recuerdos de su historia, una guerra marca para toda la vida, y es algo que esta ciudad que hoy luce reivindicativa, tiene presente. Ir por la calle y encontrarte detalles de la lucha de un país, es fácil. Por ejemplo esta pintura en lo alto de un edificio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PRISIÓN DE PAWIAK

Pero si hay algo que me dejó muy marcada, es este árbol quemado, con lápidas con los nombres de presos muertos durante la segunda guerra mundial y que se encuentra al lado de la prisión de Pawiak.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta prisión fue construida por los rusos y se hizo famosa durante la II guerra mundial porque se utilizó como centro de encarcelamiento de presos políticos y  durante la sublevación fue utilizado como un campo de transferencia para condenados a la deportación de Siberia.

En el año 1939, los alemanes invadieron polonia y esta prisión fue la sede de la Gestapo, donde pasaron más de 100.000 hombres y 20.000 mujeres, de los cuales casi 40.000 fueron ejecutados (aunque los datos no son conocidos porque no existen archivos)

PLAZA DEL CASTILLO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Plaza del Castillo pasa por ser el epicentro de la ciudad. Lo que más llama la atención son sus casas de colores. En verano, la actividad de esta plaza he leído que es increíble, repleta de terrazas y con una vida social muy marcada. Aquí tiene su confluencia el casco histórico con la parte más moderna de la ciudad.  Fue esta zona por la que más callejeamos, por la que más vagamos y nos perdimos, por donde encontramos también una variada e increíble oferta gastronómica, tanto con locales muy cuidados, como con puestos callejeros (de los que por supuesto dimos buena cuenta).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PLAZA DEL MERCADO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta imagen corresponde a la escultura de una Sirena armada con una cimitarra y un escudo que forma el emblema de la ciudad, que toma el punto central de la Plaza del Mercado, que también destaca por sus fachadas llenas de color. Durante el siglo XIII aquí concurría toda la vida social, y la plaza era de lo más polivalente… lo mismo servía para punto de encuentro de políticos, que de zona para celebrar un mercado con puestos ambulantes, o lo más dispar,… punto para realizar ejecuciones. Menos mal que el tiempo es sabio, y ahora es un lugar rodeado de restaurantes y terrazas, donde disfrutar de un buen menú.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BARBACANA

Al lado, de esta plaza, podrás encontrar la Barbacana, una fortificación amurallada que marca la entrada a la ciudad. En la parte más alta, podrás ver unos adornos metálicos donde unas palomas hacen guardia de manera permanente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el vídeo os hemos dejado una referencia de un “milk-bar”, un restaurante polaco con un rollo muy soviética, con un precio muy económico, con comida casera exquisita, pero donde irás a señas, porque no hablan nada de inglés (ni se esfuerzan en hacerse entender).

JARDINES DEL PALACIO KRASINSKICH

Saliendo de allí, nos fuimos de ruta por los Jardines del Palacio Krasinskich, un lugar donde relajarse cuando estés cansado de tanto callejear por zona empedrada. Para nosotros con frío, no era apetecible tumbarse por allí, pero me lo imagino con mejor tiempo, con una mantita, y un picnic… Lo visualizais??

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yo sí… creo que hay que volver cuando el sol luzca. Hace??

 

 

Y AHORA… UNAS RECOMENDACIONES?

1- Viaja siempre con Seguro… aquí podrás ver con quién lo hacemos nosotros y beneficiarte de un importante descuento.

2- Sabes que por ser seguidor nuestro, tienes un descuento de 15 € al contratar el hotel?

3- Y te falta el vuelo? Aquí tendrás las mejores ofertas.

QUIERES ESTAR AL TANTO DE NUESTRAS AVENTURAS? sigue nuestras redes sociales!

 

8 thoughts on “Varsovia, Polonia: historia de una ciudad que pide paso.

  1. Que guay! Me marco el post porque este verano estoy pensando en coger una semana para viajar sola a algún sitio y creo que va a ser Polonia. Creo que me voy a hacer una ruta por parte del país. Y la verdad que Cracovia tiene buena pinta 😉

  2. no creo que tiene mucho sentido comparar Cracovia y Varsovia. Son totalmente diferentes.
    Cracovia, una de la mas bellas ciudades de Europa, y Varsovia que a sido destruida a 85 % durante la 2 gm.
    Lo que pasa es que hoy en dia, y eso va a durar muchos anos todavia, Varsovia es LA capital de Europa que esta cambiando mas, y es estupendo ver a que ritmo lo hace; tiene un dinamismo de verdad estupendo.
    Si vais a Cracovia dentro de 10 anos, va quedara siendo la misma Ciudad. Si vais a Varsovia el ano proximo, vais a descubrir -de un ano al otro – un monton de nuevas realizaciones. Y esto es lo incredible de Varsovia. Hay que visitarla mientras no este ahogando de turistas, y espero que las autoridades van a ser suficientemente inteligente para que Varsovie no se convierta en una capital ahogando de turistas en un futuro proximo, como Barcelona o tantas otras.

    1. totalmente de acuerdo… son dos ciudades muy diferentes, pero en ambas disfruté muchísimo. La historia igualmente está presente: ya sea porque una quedó destrozada y de ahí se rehizo y la otra porque guarda todo el encanto de la historia.
      saludos viajeros desde zapatillasporelmundo!!

  3. Mi mejor recuerdo fue la estancia en Varsovia, especialmente la visita al club de New Orleans. Esa visita quedará en mi memoria por mucho tiempo, porque no puedo recordar la última vez que pasé una noche tan agradable con mujeres tan bellas y elegantes y con tan buenas bebidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías