Los meses en el calendario van pasando y las promesas esas que se hacen al inicio de año, han quedado ya olvidadas en el saco roto, escapándose por el fondo, difuminándose en mi memoria.Si Enero es el mes de los retos, de los proyectos, de los objetivos, Febrero ha pasado por mí sin pena ni gloria.