Fin de semana de turismo rural por Asturias

Turismo rural en Asturias: habrálo más guapu?

Siempre que viajo fuera de la tierrina,  existe ese magnífico momento en el que la gente te pregunta…

Y tú, de donde eres?

A lo que yo, “gayaspera” y orgullosa, y con la boca bien grande, digo:

De Asturias.

Y entonces, cual coreografía perfectamente ensayada, un suceder de comentarios empiezan a sucederse:

…. de esa vez que estuvo en Asturias,… de esa pedazo de fabada o cachopo que se comió en no se que pueblín del interior, …de esos praos verdes repletos de vacas, …de esas montañas que se abrían paso cuando atravesaba  el occidente, de la bravura de su mar cantábrico… O te hablan de lo bien que le trataron en ese hotel en el que se quedaron.

Y entonces tú te das cuenta de que vives en el Paraíso, y te das cuenta mientra vas en ruta rodeada de un verde de esos que se queda en tu retina y no pasa desapercibido.

Pues bien,… frotad los ojos para no perder dato, porque hoy en ZapatillasPorElMundo salimos por Asturias.

Foto tomada desde lo Alto de la Farrapona, Asturias.
Foto tomada desde lo Alto de la Farrapona, Asturias.

Quedarte “en casa”, o lo que para otros es turismo rural.

El fin de semana que se presentaba como el diluvio universal casi en todo el norte de españa, nosotros nos quedemos por Asturias. La intención semanas antes era mostrar con nuestra cámara un día de ruta por Los Lagos de Somiedo. Para ello establecíamos nuestra sede en Belmonte de Miranda para poder  hacer la ruta un día y al siguiente hacer algo de turismo por Cangas.

Pero aquellas pretensiones quedaron un pelín mermadas cuando el hombre del tiempo se empeñaba en anunciarnos que el agua sería la compañera incómoda de nuestro viaje.

Aún así, una asturiana de pro como yo, sabe que nunca llovió que no escapara. Además, no nos asusta la lluvia pero sobre todo, tenemos que deciros que las previsiones del tiempo nunca nos son favorables, y podrás ver en mis fotos, cómo el tiempo nos dio tregua para “rutear” un poco.

Como os comentaba, el epicentro de nuestro viaje fue en Belmonte de Miranda. Allí nos quedamos en el Hotel Rural Celan, donde no pudimos estar mejor atendidos por Roberto -su propietario- y todo su equipo.

Fachada del Hotel Rural que nos quedamos

El viernes hicimos nuestra primera toma de contacto con el hotel. Llegamos tarde, cansados, y lo que apetecía era cenar bien, y descansar un poco. Y lo hicimos de fábula.

El restaurante tiene una cuidada carta, y nosotros quisimos darnos un homenaje de esos que hacen patria: un surtido de cachopos con acompañamiento de salsas de quesos variadas. Sí, hubo foto en redes en el momento: tremendo deleite tenía que ser compartido. Pero como tengo la intención de hablaros de más gastronomía de este fin de semana, prefiero no herir más sensibilidades.

Lo bueno de esta primera cena, es que nos permitió compartir un momento de confidencias con el gerente del hotel. Y es que la noche estaba para hablar, para comer bien y para disfrutar… y el ambiente acompañaba.

Roberto nos contó la historia de este alojamiento, construído en el año 1902, antaño había sido fonda. Sus padres, que habían empezado  a vivir en Belmonte de Miranda en el año 1969 adquirieron en negocio y llevaron su gestión.

En el año 2000 con el boom del Turismo rural en Asturias y la mina  de oro implantada en la zona, la vieja fonda fue remodelada. En el año 2003 la familia adquiere el edificio, se realizó una reforma integral, que configuró un hotel rural de tres estrellas, una cafetería y un restaurante.

Las obras de acondicionamiento duran hasta el año 2006, y desde ese momento, esta hotel rural de asturias, atesora momentos de felicidad y relax para aquellos que lo visitamos.

Y es que como os decía, es un epicentro perfecto para el turismo activo, para los que realizan pesca, para aquellos hacen caza de rececho, o para aquellos como nosotros que buscábamos un hotelín con encanto donde pasar un fin de semana y hacer alguna ruta.

Y es que me quedé con varias frases que el hombre decía: “abanderamos el negocio con cariño“. Y se ve, porque gusta de cuidar detalles, de llamarte por tu nombre, o hasta de cruzar el mostrador para darte un abrazo cuando llega la despedida.

La gente busca su segunda casa” cuando viaja. Y sí amigo Roberto. Estos días hemos estado como en casa.

Parque Natural de Somiedo

La mañana del sábado, después de un increíble desayuno, teníamos la clara intención de retar al negativo meteorólogo de la tele, y fuimos directos al Parque Natural de Somiedo.

Declarado Parque Natural en 1988 y Reserva de la Biosfera en el 2000, es uno de los últimos espacios donde la naturaleza es pura. Abarca 29.122 hectáteas, y es uno de los espacios protegidos y mejor conservados de nuestra región.

Habíamos estado en varias ocasiones, pero queríamos grabar los mejores planos para hacer un vídeo para nuestro canal,…pero ese trabajo creemos que va a tener que esperar, porque solo pudimos llegar hasta el Alto de la Farrapona.

alto de la farrapona, asturias

En otras ocasiones habíamos empezado nuestra ruta desde aquí. En el parquing que se encuentra casi como dividiendo Asturias de León, comienza una pista de bajada, que te lleva a los lagos.

Como veis, la nieve todavía estaba presente y a lo lejos, unas nubes son intentaban avisar de que la ruta, mejor la dejábamos para otra jornada.

Así que como niños obedientes que somos, decidimos hacer caso a nuestro estómago, y pensamos que la mejor manera de aclimatar el cuerpo después de ver tanta nieve, era con un buen pote asturiano.

Así que bajamos la cuestina, y nos plantamos en el restaurante del Albergue de Saliencia, que desde hace unos años lo regenta Carlos y que a parte de atendernos estupendamente, tengo que deciros, que me comí uno de los mejores potes que recuerdo (claro está, después del de mi madre,… que ese lo siento, pero no lo mejora nadie).

Os dejo fotos, pero sobre todo, os dejo la carta, porque hay que decir que la comida es de puchero, de los buenos, de los que repites tres veces porque las raciones son abundantes y no hace falta pedir un segundo plato. De primero fue pote y de segundo fue pote. Y qué bien nos quedamos.

El día había sido redondo. Nos había permitido rutear un poco. Comimos como en casa. Y la tarde, la decidimos pasar de nuevo en el hotel. Recordáis la bañera de hidromasaje de la foto de arriba?…. (el resto, lo dejo a vuestra imaginación).

Y AHORA… UNAS RECOMENDACIONES?

1- Viaja siempre con Seguro… aquí podrás ver con quién lo hacemos nosotros y beneficiarte de un importante descuento.

2- Y te falta el vuelo? Aquí tendrás las mejores ofertas.

 

QUIERES ESTAR AL TANTO DE NUESTRAS AVENTURAS? sigue nuestras redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías