Seguimos en nuestra andadura por tierras Birmanas, y como nos quedaba un día suelto antes de ponernos rumbo al siguiente destino, y en vista que debíamos de pasarnos un día más (por falta de conexiones), decidimos tomar un ferry entre el muelle de Psodan y Dalah y cruzar el río.
El trayecto son unos 20 minutos, pero la verdad es que se te pasa volando, porque la animación es constante entre los vendedores, los hombres comiendo su betel (tabaco masticable), las mujeres que te ofrecen todo tipo de comida… y todo esto, viendo como cientos de gaviotas hacen el trayecto contigo, con la intención de buscar algún trozo de pan que llevarse al estómago.

Al otro lado, en Dalah, nos recibe un caótico pueblo en el que impera la ley del más ruidoso. Entendemos que las técnicas de márketing van directamente relacionadas a que si elevas el tono de voz al hablar de tu producto, hay una posibilidad de que te miren, te atiendan y con ello, tengas un pie en la venta.

El embarcadero pasa por ser un espacio lleno de numerosos puestos callejeros, donde se vende casi de todo. Una vez que logras salir de esa maraña de mercado, te topas con los intermediarios de taxis, que cuando ven un turista, se lanzan a él para intentar venderles un tour.

Dalah no tiene mucho más encanto que ese, pero es paso obligatorio para ir a Twante: el objetivo de nuestro viaje.

Cómo moverte por Twante?

Puedes realizar este trayecto en dos medios: moto (pero vas de copiloto) o taxi.

Nosotros escogimos el segundo… y ya os adelanto que no fue económico. Pagamos por media jornada 35000 kyats, pero es la opción que tienes. Recorrerlo andando en inviable, pues la extensión de terreno es grande.

Así pues, y previa negociación, conseguimos un taxi para recorrer los cuatro puntos de interés que cuenta este pueblo.

SHWESANDAW PAYA

Sus 76 metros de altura la hacen visible desde varios puntos del pueblo.

Fue construida por los Mon y lo más característico de ella, es que se comenta que allí se custodian dos pelos de Buda

ALFARERÍAS DE OH-BO

Nos contaron que desde este pueblo se abastece a gran parte del Delta. Nosotros estuvimos compartiendo con una familia, el proceso de el amasado, que es muy curioso pues se hace todo con el pie.

MWE PAYA

Templo que está en medio de un estanque de peces (uno de los negocios es que te venden pan para tirarles) y que se llega por cuatro puentes. El templo cuenta con multitud de serpientes, que están atendidas por monjas budistas.

Y por supuesto, viendo lo que nos apasionan a nosotros los mercado, no podíamos dejar de realizar una parada por allí.

EL MERCADO

Lugar donde confluye la vida social de los lugareños y donde nosotros disfrutamos no solo visitándolos y perdiéndonos por sus estrechas calle repletas de todos los productos que tu imaginación alcalce a visualizar, sino también para probar, para comer alguna de sus exquisiteces.

Así que ahora prepara tu mente, sube los altavoces, y disfruta con nosotros de una visita por este maravillo pueblo.

No te pierdas la aventura y recuerda… si te ha gustado, no dudes en darle al “ME GUSTA” y compartir esta experiencia con otros viajeros.

Te invito a comentarlo y por supuesto, a subscribirte tanto en el blog, como en el canal de YOUTUBE DE ZAPATILLASPORELMUNDO

PERO SABES QUE ESTAMOS TAMBIÉN EN OTRAS REDES??