Cierra los ojos, 

abre los sentidos,

respira profundamente. 

Hoy te invito a un viaje en el tiempo, un tiempo en el que las calles eran una sucesión de piedras puestas una detrás de otras, las princesas habitaban castillos, hidalgos escudaban a sus caballeros, los nobles dominaban los territorios y los mercados eran la actividad social dominante.

Esa es la sensación que tienes cuando te adentras en el casco antiguo de Monells.

Era una mañana fría de diciembre, pero de esas que solo abrigándote da gusto pasear porque el sol luce, sol que además resultó ser mi mejor partener, iluminando a mi paso las fachadas de cada esquina, si bien es verdad que Monells pocos filtros necesita, pues está tocado por la magia. 

Nuestra entrada fue triunfal. Poco turista por ser temprano, hizo que pudiéramos aparcar casi a la puerta. (más tarde descubrimos que estaba reservado para la gente del hotel, así que mejor no doy referencias…. dejémoslo en que quedó en el “entrada”).

Nuestra ruta sería de día completo, así que buscábamos perdernos por lugares con encanto. Y comenzamos con gran acierto.

Monells está situado cerca del río Rissec, y se dice de él que es uno de los pueblos más bonitos del Ampurdán. Destaca por sus casas de extraordinaria belleza, y por una plaza mayor que antaño fue escenario de uno de los mercados más relevantes de la época medieval.

Sus calles desiertas por ser tan temprano, hizo que mi imaginación se lanzara. Me ví a mi misma con un vestido medievo muy largo, cual doncella caminando por aquellas vías empedradas. Sólo mis pasos y mi respiración me acompañaban,…

… hasta que una moderna persiana se levantó bruscamente (alguien se despertaba), y con ella los ojos se abrieron y la imaginación volvió a 2017, mis atuendos se convirtieron en un abrigo y unas buenas capas de lana estaban adornando mi cuerpo. Aún sacándome de mi sueño de una manera tan brusca, mi cara era de felicidad…

Lo bueno de todo, es que con cámara en mano he podido capturar estos momentos, para que me acompañen para siempre, como la plaza mayor porticada donde en verano se dice que la vida transcurre entre arco y arco.

Como os indicaba, el mercado de Monells tenía tanta consideración durante la época medieval que el Rey Jaime I de Aragón, dictó el uso de la “mitgera” como patrón de medida de los cereales para el obispado de Girona.

Una anécdota? Monells fue tocada con la varita magica del cine, siendo elegida por el director de la película (Emilio Martinez Lázaro) de “Ocho apellidos Catalanes” para la grabación de la escena de la gran boda.

El pueblo es pequeño, con unas horas tendréis suficiente para recorrer sus calles y empaparos de su belleza. No obstante, si quieres disfrutar de una jornada de relax total y alojaros en el mismo pueblo, disponéis de varias opciones:

1- El Paluet: Esta bella casa señorial rehabilitada como hotel esta situada en el centro de la bonita población medieval de Monells en el Baix Empordà (Girona), dispone de 6 preciosas habitaciones, cada una de ellas con su encanto distintivo y con unos nombres que enamoran… Salvia, Romaní, Menta, Farigola… entre otros.

2- Mas Vilà: masia reconvertida en alojamiento rural con varias opciones en función del número de viajeros que seáis.

3- El Hotel Arcs: permite al visitante disfrutar de la tranquilidad y la placidez del mundo rural todo paseando debajo de los arcos y portaladas de la plaza de Monells.

4- Fonda La Pepa Maca: un hotel de 11 habitaciones en un edificio del siglo XV, sencillamente decorado, pero con toda la magia de antaño….

Monells era nuestra primera parada de la ruta que iniciábamos….

Próximo destino? Peratallada… pero eso será en otro post.

Y no me olvido… por supuesto que también habrá vídeo en nuestro canal de youtube…No olvides subscribirte, y así te llegarán las notificaciones de cada nueva publicación.

Seguimos en ruta, con la cámara en mano y la clara intención de ir contándooslo todo.

PERO SABES QUE ESTAMOS TAMBIÉN EN OTRAS REDES??